Compartiendo la cama con mi sobrino


Hace mucho que no tengo una experiencia tan pasional y erótica como la que alguna vez tuve cuando era joven, y esta vez en realidad no me contuve, fui parte del deseo y más que nada del resultado de una relación tan monótona y complicada, y con tremenda calentura que aún no se me baja creo es razonable deleitarlos con mi última experiencia.

Me llamo Mayra, y tengo 30 años de casada, jamás le he sido infiel a mi esposo Rodrigo, a pesar de todo y nuestra ya nula atracción por ambas partes, y aunque hubo varias tentaciones esta vez fue la que el pecado me orillo a cometer tan dulces deseos que en mi mente jamás pasaron. Y tan descaradamente, pero en fin, no tengo ni una sola gota de arrepentimiento. Ambos tenemos 51 años y yo, a diferencia de mi marido que se ha hecho una barriga enorme y un descuido total de su persona, si me cuido bastante incluso de haber tenido dos hijos: Myriam de 26 años y Julián de 24 años, me siento muy orgullosa de mi cuerpo que ya pesar de mi edad y principalmente de mi rostro que las arrugas ya se me marcan bastante, conservo un cuerpo escultural, resultado de ir al gimnasio frecuentemente y seguir con dietas; caderas anchas y unos glúteos enormes y firmes que hacen voltear a cualquier individuo que pasa a un lado mío, mi cintura en talla y mis piernas moldeadas, sin embargo eso no lo ve mi esposo, tal vez mi edad o que sé yo, pero bueno no vine a hablar de mis problemas.

Entonces como termine compartiendo la cama con mi sobrino? Todo empezó de un viaje que organizó la familia de mi esposo a un resort en Cancún. Ambos aceptamos ir, mientras mis hijos se quedaban en la ciudad por asuntos personales. Pues bien hablaré del otro protagonista de este rico cuento, y se trata de nada más y nada menos de mi sobrino Andrés, de 20 años, hijo menor de mi cuñada Rocío, muy delgado pero nada feo, con porte y muy inteligente, eso sí algo tímido. Bien pues durante el viaje ya había notado que me veía constantemente sin embargo no le tomaba la más mínima importancia ya que se trataba de un jovencito que era mi SOBRINO además, si bien no tenía ni una idea de lo que iba a suceder. Fue al segundo día de nuestra estancia y ya que el hotel era todo incluído, mi marido no tardó en alcohilizarse y quedar demasiado borracho, y fue Andrés quién me avisó del estado de Rodrigo. Andrés, por supuesto muy atento conmigo ya que igual tenía cierto grado de embriaguez, ofreció su ayuda para llevar a su tío a nuestra suite, así que lo guie. Eran aproximadamente las 9 de la noche, entramos y lo recostamos en el primer sofá cama, mientras que Andrés no paraba de verme, ya que traía un vestido de playa que se me transparetaban las curvas, claro, el muy discreto. Después de ayudar a Rodrigo, Andrés empezó a elogiar la suite ya que era muy grande, fue cuando empezamos a hablar, y es que rara vez entablabanos conversación, ya que él era muy tímido y no se, de que demonios podíamos hablar si le llevaba 31 años? Pero pues el interés rompe con toda clase de barreras y se decidió a platicarme de su vida. Pasó una hora y la charla continuaba, hablando de temas superficiales pero empezábamos a agarrar confianza, así que le ofrecí un vaso de whisky. Acepto muy amable y brindamos para continuar con nuestra plática. Ya eran las 11 y Andrés ya estaba un poco más tomado, sus miradas se hacían más indiscretas y se desenvolvía mas, así que me dijo:- Tia, amm.. me da pena pedirselo pero me podría quedar en su suite? Es que no quiero que mis papás me vean tomado..-, accedí siendo la tia buena y el se recostó en el sillon, se quitó su camisa y la hizo bola para usarla de almohada, mientras yo lo veía. Desde ahí me entró la curiosidad, sabía que le gustaba a mi sobrino pero no lo quería aceptar, el deseo me empezaba a consumir, como es que un niño le podría gustar una mujer que le dobla la edad?? La calentura me empezaba a llegar a cada rincón de mi cuerpo con solo verlo ahí acostado así que decidí levantarme y tomar una buena ducha. Ya después de bañarme mientras me vestia, no paraba de pensar en que mi sobrino me deseaba, cada vez me excitaba más y más, y peor aún, no me decidia en qué ropa interior ponerme, si la diminuta de tela que descubría mi piel o la beige con bordes negros, que resaltaban mis glúteos y los hacia ver como dos globos bien inflados, en qué demonios pensaba? Porque me importa mucho que me pondre? Es acaso que quería apantallar a mi sobrino? Mientras me preguntaba eso mi cuerpo ya había actuado y me encontraba viéndome en el espejo como se me veía esos panties beige por detrás, y efectivamente se me veían unos glúteos de ensueño, sólo pensaba como se le iba a poner tan dura a mi sobrino con solo verme. Quería despejarme de esos pensamientos pero ya no podía, me puse mi bata negra y me recosté en mi cama, mientras me tocaba delicadamente mi sexo un poco húmedo, pensando que mi sobrino estaba del otro lado de la pared con un borracho durmiendo. Vaya que descaro iba a cometer, jamás le podría ser infiel a mi esposo y menos en una habitación que el rento, con su propio sobrino, pero nuevamente ya había actuado y ya me encontraba abriendo la puerta, y lo vi. En penumbra se veía su cuerpo jovial semidesnudo, y no era la gran cosa pero ese tabú me consumia. Revise a Rodrigo si se encontraba bien y después desperte a Andrés.-Andy? No quieres dormir en mi cama? Te ves muy incómodo en el sofa-, -No tía, como cree? Y mi tío? –, – El se encuentra bien, anda esta es tu última oportunidad que cerraré el cuarto con seguro –, – Bueno tía está bien -, se levantó y se dirigió a la habitación, prendi la lámpara y cerré el cuarto y silenciosamente puse el seguro, sin que el se haya dado cuenta.

Al parecer no tiene nada de malo que tía y sobrino compartan cama, pero si el sorbino es un muchacho algo tomado y lleno de hormonas y la tía es una mujer con cuerpo fitness y una escasa vida sexual, es obvio que el resultado iba a hacer una noche llena de sudor, fluidos y mucho amor. La luz de la lámpara seguía encendida mientras que Andres se metía dentro de las sábanas yo me quitaba lentamente la bata y sobre las sábanas me acostaba, sin nada encendima y dándole la espalda. No pude evitar ver su reacción así que voltee y el acostado igual de lado dirigiéndose hacia mi, Vi como se sonrojaba mientras mantenía no ver mi trasero. – que pasa Andy? – le dije vacilona, – No nada tía – mientras volteaba al techo disimuladamente. Dejé la luz encendida mientras me acercaba lentamente mi trasero a su entrepierna y el hacia lo propio, solo escuchaba como lentamente arrepentido se quitaba las sábanas de encima. No podía con la excitación y no lograba sentir su cuerpo así que no me contuve y le dije – Andy, sigues despierto? –, – Si tía, creo que no puedo dormir –, – porque? –, – No lo se, tal vez porque me pone nervioso dormir con una mujer –, – Pero Andy, soy solo tu tía –, – si pero umm.. tiene un cuerpo bastante impresionante.. con todo respeto-, voltee mi cara y le sonríe – Gracias mi amor- mientras el me veía más indiscretamente y morbosamente. Yo llena de calentura no evite y le dije – Oye Andy.. si no puedes dormir.. no quieres abrazarme? Tal vez se te quitan los nervios- pretexto más tonto pero sabía que aceptaría, solo escuché un “si” lleno de incredulidad y deseo. Sentí sus manos en mi cintura y apenas y me rozaba la punta de un pene erguido resultado de mi cola, así que le pedí que se acercara más y mas, hasta que sentí su entrepierna con una verga erecta haciendo completamente contacto directo con mis glúteos enormes, – mmmm así Andy mmm.. –, -… Ummm okay – . Empezaba lentamente mover mis pompas y el solo aceleraba su respiración, sin decirnos nada pasaron 15 minutos y el movimiento se hacía más y más sensual mientras yo silenciosamente escapaba gemidos y el deslizaba sus manos de mi cintura hacia mi cadera. Hasta que me estire para apagar la lámpara sin despegar mis pompas de su entrepierna. – Umm tía? Sigue despierta? –, pregunta muy tonta porque ya me encontraba muy húmeda, le contesté sin dejarnos de mover – mmm.. Si Andy mmm.. que pasa chiquito? Mmm. –, – Umm.. tía cuantos años tiene?..- pregunta que me saco de onda pero le hice el favor de contestarle lo más orgullosa y honestamente – mmm.. 51 años Andy mmm.. porque la pregunta? Mmm.. –, – enserio??! Wooow.. está como quiere, yo tengo 20 apenas… – me susurró mientras se bajaba el boxer y restregaba más su miembro contra mis pompas, – me prende mucho tía! –, – mmm. Y a mí me prende que te prendas Andy mmm… – su mano apretaba mi nalga despacio mientras yo no dejaba de escapar gemidos, intentabamos hacer el menor ruido posible, – tía??.. va al gym verdad?..-, – mmmm.. si mmmmm.. –, – tiene unas nalgotas increibles, me encantan tia hermosa, puedo chuparselas? –, – mmmm.. solo si me dejas de hacer preguntas mi amor mmmm.. – rápidamente acerco su cara a mis nalgas y sentía como sus labios hacían contacto con mis gluteos, muy despacio sentí su húmeda lengua haciendo círculos sobre mi piel, con una mano sostenía mi pierna y con otra acariciaba mi nalga, mientras lo veía como aquel jovencito me saboreaba unos glúteos que con tanto esfuerzo hacia firmes en el gimnasio antes de que el naciera, me excitaba sobremanera como me exploraba con su boca cada centímetro de mi cuerpo, desde mis piernas hasta mi espalda, apreciaba cada área de mi piel. Me besaba lentamente y sentía como sus húmedos besos pasionales de juventud apreciaciaban mi cuerpo maduro. Todo mi cuerpo lo dejaba con rastro de su vava, no le importaba si me hacía chupetones de mas, y ya descaradamente sacaba su lengua como si estuviera probando un helado sobre mi coxis. Jamás había sentido tanto placer y aún ni siquiera lo tenía adentro, era maravilloso aquel jovencito qué tal vez a su falta de experiencia me saboreaba como la primera y última mujer que puede tener, hasta que llegó a mi cuello, sus besos fueron más despacio pero más profundos y quedó nuevamente en la misma posición en la que se encontraba al inicio, de cuchara restregando su pene sobre mi glúteos, sus manos rodeando mi cintura y dándome chupetones en los hombros y cuello. Decidí voltear y verlo, tenia miedo que no quisiera besarme en los labios ya que a diferencia de mi cuerpo los 50 años si se notaban en mi cara bastante, así que no quise tener la iniciativa. Sin embargo el volteo su rostro, y empezando a cerrar sus ojos acercando su boca con la mía muy confiado de que yo aceptaría, dejando una abertura en sus labios para que su lengua encontrará mi lengua, mientras yo abría más y más mi boca, nuestros cuerpos se detuvieron y se concentraron en el beso pasional que ocurría. Su cara encima de la mia, solo se escuchaba como nuestras salivas pasaban de un lado a otro, el movimiento de nuestras lenguas, sus respiraciones profundas y mis gemidos silenciosos. Cerraba los labios para chuparme mi labio que eran mucho más gruesos que los de el, cuidadosamente me movía su lengua recorriendo toda la parte inferior de mi boca, hasta que de tan largo beso y mantener un no muy logrado silencio, juntamos nuestros labios que no se querían despegar e hicimos el rechinon de beso más ruidoso y duradero que se escuchara en toda la suite. – acaso quieres despertar a tu tío??! – le susurré mientras reía, – no nos escucha, está muy ebrio-, y seguimos con nuestros descarados besos, está vez más prolongado y el final muchísimo más ruidos y duradero, mientras que mi mano acariciaba su cabello y el empujaba mi cuerpo contra el suyo de una manera que mis pompas asfixiaban su verga, – Muy rico Andy pero debes de ser menos ruidoso que vamos a despertarlo –, – okay okay –, nos dimos un beso más y pasó lo mismo – Andy!! Si sigues así te obligare a parar – le susurré bromeando mientras él solo me continuaba besando, – Es una verdadera diosa tía!! -.

Me levante y me quite mi ropa interior mientras el no dejaba de manosearme, el se sentó mientras yo muy sensual le hacía señas de que guardara más silencio, me desnudaba mientras veía como mi cuerpo estaba lleno de su saliva, me pare totalmente y él, sentado con su verga de 15 centímetros apuntando al techo, me suplico – Tia, unos sentones por favor!!-, – Andy, te voy a romper tus piernitas – me burle mientras el insistia, – le juro que haré lo que sea! –, – UMM.. jamás le cuentes de esto a nadie, me oíste? Ni a tus amigos-, – mm okay pero puede ponerse los tacones también porfavor??! –, – hay Andy, todo me pides! – le contesté ríendome mientras me soltaba el cabello y buscaba mis tacones para complacer a mi sobrino favorito, me puse delante de él mientras no dejaba de elogiar mi cuerpo – Tía preciosa! Soy el chico más afortunado -. Con ya los tacones puestos lentamente me fui sentando sobre su verga toda escurrida, hasta que sentí la punta en mi vagina humeda, deje escapar un gemido un poco más ruidoso -mi amoooor… – mientras el pasmado solo lo disfrutaba. cada vez me fui bajando más y más hasta que mis nalgas chocaron con la base de su pene, empecé a montarlo una y otra vez mientras el con sus manos sostenía mi cadera, – se siente riquísimooo tía –, – ay chiquitooo mmm… Deliciosaa tu verga gruesaaa –, yo me sostenía de una mano con su hombro mientras la otra con el mueble de adelante, el no dejaba de susurrar cosas como ” está buenísima” “increíble culote” “que riquísimo tía hermosa”, y yo no dejaba de quejarme cada vez más cínicamente. Me pidió que parara porque estaba apunto de venirse así que me levanté y se quedó quieto por unos segundos, hasta que con ambos brazos rodeo mi cadera y el centsdo y yo parada empezó de nuevo a besar mi cola. Con mi brazo empujaba su cabeza en contra de mis pompas y el ya muy adentro de los glúteos empezaba a lamer mi ano. – ay Andy!! Diooos! No le hagas eso a tu tía!! Mmmm.. ay mi amoooor!! – cada vez mi susurros aumentaban hasta que volteo mi cuerpo y empezó a jugar con mi clítoris restregando toda su boca en el y su lengua moviendola rápidamente, sentía tan rico y empecé a tener un orgasmo increíble mientras el no paraba, se fue con sus fuerzas hacia mí y yo debilitada me fui contra el mueble, el quedando de rodillas y yo toda frágil recargada mientras gemía y le decía que era mi sobrino favorito. No paraba hasta que uso su lengua ahora para besar mis muslos, los chupaba con tanta pasion, hasta que se levantó y quedamos de pie, me agarró de los glúteos y yo de la cara y nuevamente nos empezamos a besar. Yo mido 1.68 mas los tacones y el 1.73 quedamos justo en la estatura perfecta, así que los besos fueron más y más pasionales, hasta que nos separamos y me voltee, dandole la espalda me incline un poco y guiandolo me metí su paquete en mi panochita, despacio sentía su glande rozaba las paredes de mi vagina, hasta que el tomó las riendas y puso sus manos en la cintura, muy a su ritmo, lento, empezó una y otra vez empujándome hacia la pared, hasta que le pedí que no se viniera aún. Nos volvimos a acostar y de cucharita como inicialmente nos encontramos empezó a metermela, apretando mis piernas, mientras nos besabamos. No duró ni 3 minutos en esa posición hasta que me anuncio que se iba a venir, me pidió que si se podía venir sobre mis nalgas, así que accedi, saco su verga y apunto a mis glúteos, sacando litros de semen mientras tartamudeaba – quiero marcar territorio-. Acabo y se tiró en la cama mientras yo me reía – sigues siendo un niño eh- el solo sonrió. Nos quedamos dormidos hasta que dieron las 7. Mi esposo tocaba la puerta, y en pánico desperté a Andy y le pedí que se escondiera en el baño, salí y Rodrigo me pidió dormir en la cama, toda llena de pasion. Cínicamente se acostó y sin ninguna sospecha volvió a dormir, mientras muy cuidadosamente Andrés salia del baño ya vestido. Le mencioné nuevamente que lo que pasó jamás se vuelve a mencionar. Acepto el trato, intercambiamos nuneros y nos despedimos de beso pasional, como dos amantes.

Esto pasó en verano, ahora solo nos mandamos mensajes ocasionalmente de cómo nos va y cosas muy vanales, pero en otras ocasiones le mando fotitos muy sexys de cuando voy al gym e incluso en lencería, y de ahí tenemos charlas muuuuy calientes, pero hasta ahí. Ya no nos hemos visto pero para el verano siguiente tenemos programado un viaje solo el y yo, el mintiendo que se va con sus amigos y yo ojalá ya divorciada. Así que estén atentos a las próximas aventuras calientes.

4 comentarios sobre “Compartiendo la cama con mi sobrino

  • el 26 febrero, 2019 a las 03:29
    Permalink

    Muy caliente, me excite mucho y no pude evitar masturbarme con su historia.
    Si no es mucha molestia, podría compartir algunas fotos?? [email protected]
    soy muy discreto

    Respuesta
  • el 22 diciembre, 2018 a las 15:37
    Permalink

    Woo hermosa y excitante experiencia me gustaría intercambiar relatos contigo ya w mi primera vez fue con una chica mayor q yo y es algo rico ojala y tomea en cuenta mi propuesta y podamos platicar algún día

    Respuesta
  • el 22 diciembre, 2018 a las 03:54
    Permalink

    Me gustaría mucho que fueras mi tía para poder cojerte igual manda fotos de tus nalgas [email protected] soy muy discreto me masturbo leyendo tu relato

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. .

A %d blogueros les gusta esto:

Online porn video at mobile phone